lunes, 6 de octubre de 2008

¿Quién es el enemigo?

Si acaso es verdad que existe una corporación secreta que planea conquistar el mundo implantándonos chips a todos y cuyo poder se ha venido acrecentando a lo largo de los años y aspira a convertirse en un gobierno totalitario a nivel mundial, controlando nuestros ingresos, nuestra voluntad, nuestro libre albedrío; si Jesucristo es una construcción ficcional que sirvió para que la Iglesia católica en su nombre tomara el control político de toda Europa por más de dos siglos y generó las llamadas guerras santas en donde murieron millones de personas, cuyos cuerpos terminaron perdidos en los desiertos, comidos por los pájaros o por perros rojos que les sacaron los ojos y las visceras y, además, terminó derivando en una institución tan monstruosa como la santa inquisición cuyos métodos muy conocidos aún nos generan cierto escozor; si el atentado de las torres gemelas forma parte de toda una estrategia geopolítica (una verdad a gritos) que tiene como objetivo principal mantener el control petrolero del medio oriente y es un eslabón más en la cadena de autoatentados para legitimar el poder e inducir al pueblo norteamericano a la guerra y al mismo tiempo derogar muchos de sus derechos, incluida su voluntad y su libre determinación; entonces, tienes que ver esto.
La línea que separa la ficción de la realidad no existe. Primera ley del aprendizaje: la realidad es ya ficción. Segunda ley del aprendizaje: la realidad (que ya es ficción) puede inventarse. Tercera ley del aprendizaje: toda ficción de manera velada o explícita posee en su interior un discurso de poder. Se acabaron los héroes. Nadie vendrá a salvarnos; saber no significa salvarse, tampoco sufrir menos. El enemigo tiene tus ojos y tu boca, usa tus palabras y se suena el moco y sangra y posiblemente, es lo más probable, también ame y odie como tú. El hombre es el único enemigo del hombre y acaso sea también su verdugo. Un poco prepotente pensar que somos el principio y el fin pero los dioses nos han abandonados y no quieren regresar. No importa la decisión que tomes al final, si crees o no ese es tu problema, pero antes debes ver esto.
Si puedes esperar y deseas verla completa:
Si deseas la acción inmediatamente:
De ahí solo sigue la secuencia...Nos vemos en el "fin del mundo".
Lisandro Gómez