lunes, 11 de febrero de 2008

Sobre Estereograma (o de lo imprevisto)

...
Lo principal es saber qué hay que observar.
Edgar Allan Poe

En estas últimas semanas nos han ido llegando diversas interrogantes acerca de las características, las intenciones y etcétera, de esta todavía embrionaria revista. Trataremos de explicarlas, poco a poco, siempre de forma clara y sencilla.
...
Empecemos por el nombre mismo: Estereograma.
...
Según la Wikipedia (honorable labor la suya) un estereograma es: "una ilusión óptica basada en la capacidad que tienen los ojos de captar imágenes desde distintos puntos de vista. Esas perspectivas diferentes son captadas de tal forma por el cerebro, que pareciera ser una imagen tridimensional." Eso de manera más general. Ahora, persiguiendo más información de ellos a través de la Internet, se puede ubicar esta muy buena página sobre los estereogramas. En una de las FAQ, su autor responde:
...
"El principio del método reside en la Visión Estereoscópica. Si miramos al plano de la imagen directamente, sólo veremos una textura plana. La imagen virtual se forma cuando los ojos se concentran detrás del plano de la imagen.
Como nuestros ojos no están acostumbrados a hacer semejante cosa (ellos tienden naturalmente a converger sobre la imagen), se requiere un poco de paciencia para aprender a verlos. Algunas personas los ven casi instantáneamente, a otros les lleva horas (a mí me llevó más de media hora, y estuve a punto de tirar la toalla...) y otros no los pueden ver: pequeños defectos visuales, como un leve estrabismo, pueden ser un impedimento. Aclaro que esto sucede la primera vez; una vez que el sistema visual aprende la técnica, las imágenes se ven sin esfuerzo."

...
Aquí está el quid de la cuestión, lo que de alguna manera ayudó a cuajar el sentido de llamar así a una revista, y de paso, registrar la intención principal: el que cada uno de nosotros sepa fijar su atención sobre un punto inesperado, desde un punto de vista atípico, aparentemente impertinente.
...
Ok, hay que aceptarlo, eso suena algo a cliché. Quizás la diferencia estará en la manera en que realicemos esa tarea. Cada uno de nosotros es tan complejo y hecho de matices, que sería muy penoso tener que deshacer aquellas diferencias. Más bien, deberíamos explotar las particularidades: el sujeto mismo.
...
Con esto pretendemos dar razón de la descripción de este blog: aquello de "Híbrida - Acéntrica - Subjetiva".
...
En muchas ocasiones, uno debe sucumbir ante la objetividad, sea en su actuar o en su pensar. ¿Cuán deseado sería el poder circular libremente? Que sin ningún temor uno se pueda refugiar en la sinceridad, aquella oculta región de cada uno de nosotros. Así, ninguna Teoría literaria, filosófica o de lo que sea, tendría que esclavizarnos, ahogarnos, alejarnos de nuestra propia vida, encerrándonos en una turbia búrbuja de simplona solemnidad. Las herramientas son ellas, no nosotros. No lo olvidemos.

Nosotros queremos volver al interior a través de lo que nos rodea.

Pero, no nos pongamos togas y subamos a apolilladas cátedras, que en su fragilidad, terminarán por desaparecer. Hay que aceptar que existen distintos caminos, miles de atajos. Todo con tal de poder llegar a lo que cada uno de nosotros buscamos. Aceptemos que la ironía, la idiotez, la imaginación también son válidas.

Esta entrada se inició con un epígrafe de Poe (está en uno de sus cuentos más conocidos: "Los asesinatos de la calle Morgue"), continuemos, entonces, con él. Sin ánimos de extendernos aún más, citémoslo (ésta pertenece a "El misterio de Marie Roget"): "... la experiencia ha demostrado, y lo demostrará siempre una filosofía auténtica, que una gran parte, quizá la mayor parte, de la verdad surge de lo que aparentemente no es pertinente (...) contar con lo imprevisto."
...